Seguir a Hugo Páez

miércoles, 3 de mayo de 2017

Delfina no improvisa, va con profesionales, pero debe detallar combate a la corrupción

Hugo Páez


Con sonrisa franca, y un ligero movimiento de cabeza, Delfina Gómez Álvarez asiente cuando le pregunto si está consciente que un virtual triunfo en el Estado de México, se deberá, en parte, a la revancha social contra el sistema.
No se puede entender su puntaje en encuestas sin la presencia de Andrés Manuel López Obrador, sombra política ampliamente criticada por sus adversarios. Pero Delfina se define autónoma, con toma de decisiones propias, rodeada de asesores a los que califica de primer nivel.
“Voy con todo a combatir la corrupción en el Estado de México”, comenta Delfina en corto, después de un desayuno con un grupo de periodistas organizado por Carlos Ramos Padilla, presidente de la ANPERT.
La candidata de Morena se mantiene en empate técnico con Alfredo del Mazo Maza del PRI, y a unos puntos de Josefina Vázquez Mota del PAN, pero la historia de los desatinos de las mediciones demotécnicas abonan a la incertidumbre, esto es, nada está escrito, como no lo estuvo en las elecciones del 2016, en las que el PRI de Manlio Fabio Beltrones perdió siete de doce entidades.
En los cuestionamientos a la candidata, aparecer la retención del 10% del salario de los trabajadores del Ayuntamiento de Texcoco durante su gestión, y el insostenible argumento de ser donativos por propia voluntad de los trabajadores.
La ex alcaldesa responde: “El caso está en la Fepade, y yo soy la principal interesada en que esto se resuelva lo más pronto posible”, ante la necesidad del aval de la autoridad en la materia, en la convicción de que lo va a aclarar y quedará explícita la información presentada por Josefina Vázquez Mota con documentos autenticados.
La reacción de Andrés Manuel el comicios pasados hace suponer que la maestra tomará la misma posición, según los resultados pero NO. En el 2006 el ex candidato del PRD organizó el Plantón de Reforma con terribles consecuencias, hasta la protesta en el Zócalo como Presidente Legítimo, y el el 2012 protagonizó otro pataleo.
“Yo voy a aceptar los resultados, gane quien gane, confío en los organismos electorales”, responde Delfina, al tiempo en que plantea todo un esquema para atacar los problemas mexiquenses, a pesar de ser una economía más fuerte que países enteros como Costa Rica y El Salvador.
Delfina exhala sencillez, esa que facilita la comunicación con la gran masa, empoderada con voto en mano. Está a años luz de la imagen intimidatoria de López Obrador, el líder que garantiza la revancha a todos los indignados, pero con el que es difícil entablar el diálogo frugal, relajado, sin esa barrera de insistente superioridad moral.
Sin embargo los electores NO votarán por Andrés Manuel, los que tachen a Morena en las boletas el 4 de junio lo harán por Delfina, aún pensando en el proyecto presidencial del tabasqueño.
Bajo esta premisa, Delfina debe aclarar hasta dónde llega su autonomía, cuál es la frontera de su compromiso, y que hará en caso de que falte López Obrador por cualquier motivo. De lograr el triunfo, será la primera gobernadora de Morena en el estado más fuerte de la república, con poder implícito en presupuesto y electores.
¿Qué hará en una imaginaria ausencia de Andrés Manuel? ¿cuál será su desarrollo en los próximos seis años sin el líder..? ¿quemará a las brujas, además de cazarlas, como le pide Eduardo Ramos Fusther..?
No hablo de tragedias, ni malos augurios, hablo de la naturaleza humana. Nadie tiene la vida garantizada, lo digo en carne propia: el más saludable de mis hermanos, Rubén, cinco meses atrás era un roble, ahora solo nos queda su grato recuerdo y el del final de una enfermedad repentina y fulminante.
Quedan esas preguntas, “la respuesta (no) está en el viento”, como dice Peter, Paul and Mary, y ejecuta magistralmente el Premio Nobel de Literatura, Bob Dylan, la preferimos de voz y compromiso de Delfina.
       
Hugo-facebook.jpg
twitter: @hugopaez  blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx